CARTAS PARA GENTE MUY OCUPADA | CARTA NÚMERO 1
"El heroísmo
de unos pocos minutos"
Me detuve a pensar en esta sita que pertenece a uno de mis autores favoritos Gilles Lipovetsky "La familia es la única institución por la cual la gran mayoría de los europeos declaran estar dispuestos a sacrificar todo, incluida la propia vida".

Suena muy bien, incluso hay numerosos estudios en la Argentina y Latinoamérica, especialmente aquellos que cuentan con el rigor y la seriedad académica, que confirman la tendencia del imaginario heroico en pos de los nuestros. "Mis hijos y mi familia son lo más importante que tenemos..." frase políticamente correcta si las hay, pero en la realidad cuando comparamos horas tiempo y dedicación exclusiva los resultados no nos acompañan.

El IAE Business School, la Escuela de Negocios de la Universidad Austral, desde el centro de investigación CONFYE-Standard Bank, hace algunos años generó y coordinó a nivel regional una investigación sobre "la agenda del directivo" demostrando que le dedican 50 horas semanales al trabajo, mientras dedican 20 horas semanales a los hijos.

Ahora, la vida es simple y la realidad compleja. Uno se debate entre los ideales del ser (que generalmente por estar en un plano del ideal nos hacen sentir frustrados) y el hacer concreto, el deber cumplido que se disfruta como pocas cosas cuando lo ponemos en práctica.

No añores vacaciones y no sigas paralizado en la culpa, podés ser un héroe en vez de un gruñón y una heroína en vez de una bruja, al mejor estilo Lipovetsky dando algunos pasos en esos minutos que dejan huellas para siempre.

Algunas ideas que sirven tanto para papá como para mamá.
Para lograr el heroísmo de pocos minutos hay que romper paradigmas, por ejemplo si te pregunto
¿cuánto hace que no cocinas algo rico para el té del sábado? Seguro pensaste en mamá, y ¿por qué no cocina papá con los chicos? ¿Te da una fiaca tremenda no? Estamos pensando en héroes de pocos minutos, no en padres "exitosos". ¿Hace mucho que no ves una linda película?, esa que te deja un poquito de aire fresco en el alma, un buen recuerdo, ideal para el domingo. Te recomiendo dos muy interesantes "Marley y yo" y otra excelente "About a boy". Cualquiera de las dos, son especiales para verlas entre muchos "mimos".

Adolescentes, ¿cómo hago? Difícil, realmente es un llamado al heroísmo. Te propongo, un programa de pocas palabras, "acompañame a...." no se lo pidas, no le preguntes si quiere, hacelo. Animate a vivir el tiempo que se pueda y como se pueda con exclusividad absoluta, sin teléfonos que interrumpan, con plena conciencia de la entrega generosa y el solo disfrute de estar un rato juntos haciendo algo. Lo propio del heroísmo es la valentía.

Son 3 cosas básicas y todas con un denominador común, un poco de tiempo exclusivo, generoso, inesperado, forzado, el que no espera nada a cambio, ese que justamente, porque tiene una intención afectuosa, produce los cambios.

No des la vida, no hace falta. A veces se nos va la vida pensando como ser una mejor madre o un padre mas presente cuando se trata de serlo, como se puede, como nos sale.

No hace falta sacrificarlo todo, se trata de plenitud conciente de tiempo, generoso y exclusivo, ese que sólo cuenta en las agendas de los héroes de pocos minutos.

Para recibir nuestras cartas ingresá aquí
ad@adriandallasta.com.ar | www.adriandallasta.com.ar